En un pequeño estanco

La verdad que no se como empezar porque ha sido todo tan providencial y tan rodado que ni yo misma me lo explico , pero la Mamá del cielo no nos deja nunca ,se ha valido de mil peripecias y  circunstancias para hacerme ver y sentir su maternal protección y enseñarme a tratarla con la sencillez de los niños.
No conocía de la nueva advocación de la Reina de la Infancia Espiritual.De tratar así a Maria como a mi mamá ,como cuando era niña ,con los ojos inocentes y confiados de un niño.
Una amiga me animó a pedirle con la confianza de un niño .Todo esto me fue ayundando a mirar a la Virgen con otros ojos. Me Di cuenta que tenia que hacerme muy muy chica y hablarle y tratarla como un niño.
Bueno en mi pueblo trato con mucha gente porque tengo un estanco y todo el día estoy cara al público.Hay también tengo a la Virgen metida. Muchas veces las personas tienen necesidad de ser escuchadas y te cuentan su vida ,y sus problemas y como yo no puedo hacer nada , ni solucionarselos , pues para eso la tengo a Ella .
Les doy una estampa y les digo que se lo pidan a la Madre , pero como niños.
Y así es como la Reina de la Infancia Espiritual ha llegado a este humilde estanco de La Guardia (Jaén).

María Jesús (Jaén)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *